Por: AP

Teherán- La Organización Nacional de Gestión de Desastres de Irán situó hoy en 335 los muertos causados por un terremoto de 7,3 grados de magnitud que sacudió la región fronteriza del norte entre Irán e Irak.

También precisó que unas 70 mil personas necesitaban refugio y ayuda como resultado del sismo, uno de los más grandes registrados este año.

La mayoría de los que murieron se encontraban en la provincia iraní occidental de Kermanshah, indicó el organismo, cuya información indicó que casi cuatro mil personas resultaron heridas.

El seísmo fue tal intensidad que se reportaron temblores en Israel, Turquía y Kuwait. Su epicentro, según el Sistema Geológico de Estados Unidos se localizó a 23,2 kilómetros de profundidad.

Las autoridades vaticinaron que el número continuará aumentando en la medida en que los equipos de búsqueda y rescate comiencen su labor.

Mientras, el gobierno iraquí aun no informó con exactitud las bajas, aunque el primer ministro Haider Al Abadi emitió una directiva para equipos de defensa civil e instituciones relacionadas en respuesta al desastre.

Imágenes publicadas en las redes sociales mostraban a las personas aterrorizadas que huyeron de un edificio en la ciudad iraquí de Sulaimaniyah, en el norte iraquí, cuando las ventanas se rompieron en el momento del seísmo.