Por: NEA

Montecristi-A cuatro días de que pasara el huracán Irma por República Dominicana, por lo menos 450 familias no han podido ocupar sus casas en este Distrito Municipal, porque permanecen anegadas por las aguas de los ríos Yaque del Norte y Guayubín.

Hasta la tarde de ayer en algunos barrios el agua les daba por las rodillas a los pobladores, mientras en otros les sobrepasaba los tobillos, pero aún así se negaban a ocupar los refugios que fueron habilitados y se las ingeniaban para poner anafes sobre mesas y tanques en las galerías, donde preparaban sus alimentos.   A la señora Idalina José Contreras, de 27 años de edad, no le quedó otra alternativa que refugiarse en el liceo Pedro Nolasco Valdez del kilómetro 40 de aquí con sus seis hijos, donde también permanecen 77 haitianos y otros dos dominicanos.

Hay otras diez familias alojadas en la iglesia Cristiana del pastor Luis, donde la mayor población son niños, una de las cuales tiene once años de edad y tiene un embarazo de siete meses de gestación.

El resto de las personas se encuentra en casas de familiares y amigos.

En esta demarcación está aislado el sector La Cruz, en tanto que en Los Barracones, Barrio Chino, La Reforma, Los Solares, Las 14, Mauris, Hato Viejo, Magdalena y San Martín, la gente espera poder volver a habitar sus viviendas.

El huracán Irma causó inundaciones en unos sectores y en otros sus vientos destecharon decenas de casas, por lo que los ajuares de sus habitantes se deterioraron.

Este es el caso de la comunidad Puerto Juanita de aquí, donde los vientos huracanados hicieron volar los techos de zinc de las viviendas a más de tres kilómetros de distancia.

La directora de la escuela Puerto Juanita, Arelis Cuevas, narró que los vientos entraron y amenazaron con llevarse todo a su paso.