El segmento de los coches autónomos está convirtiéndose en un terreno cada vez más interesante para las grandes tecnológicas. Google (ahora a través de su división Waymo) fue la primera en mostrar sus impresionantes avances, pero pronto se sumaron otras como NVIDIA o, más recientemente, Apple.

La última en sumarse a ese tren es Samsung, que demuestra su interés tras la aprobación del llamado Autonomous Vehicle Tester Program, una iniciativa que regula las pruebas de coches autónomos en el estado de California.

Samsung no fabricará coches

La empresa surcoreana ya obtuvo permiso de las autoridades y reguladores en su país de origen para evaluar un coche autónomo equipado con sensores y sistemas software de la compañía. La idea original no era al parecer la conducción autónoma en general, sino el desarrollo de un algoritmo para estos sistemas que permitiera conducir con metereología adversa.

Samsung3

Los responsables de Samsung no han aclarado cómo aprovecharán esa bendición de las autoridades californianas, indicando tan solo que su objetivo es el de lograr “un transporte de futuro más seguro e inteligente“.

Lo que sí quedó claro es que en Samsung no se plantean convertirse en fabricantes de coches. En lugar de eso se centrarán en el desarrollo de los sistemas software que rigen el funcionamiento de estos vehículos, un esfuerzo paralelo al que por ejemplo parecen estar llevando a cabo tanto Waymo como Apple.