Retos gobiernos municipales

0
17

Ayer la Junta Central Electoral proclamó la oficialización de la campaña política para el nivel municipal y de esa manera establece la expedición hacia las elecciones que se efectuarán el 16 de febrero del 2020, en cuyo proceso se elegirán a tres mil 849 funcionarios.
 

Es oportuna esta ocasión para revisar las gestiones de los gobiernos locales,  a fin de detectar debilidades institucionales y formular alternativas que aseguren la ejecución de proyectos que den respuestas a las necesidades esenciales de la población.
 

Preocupa que la mayoría de las autoridades de las corporaciones edilicias se distancien de la Constitución, las leyes que regulan el Poder Municipal y de la misión de trabajar en favor de las comunidades.
 

Hoy día en una gran parte de las ciudades se enfrentan serios problemas en el servicio de recogida, transporte y destino final de la basura, lo que se evidencia en la instalación de vertederos de cielo abierto, contaminación ambiental, incendios en los basureros y la acumulación de desperdicios por doquier. Es preciso aclarar que esta problemática se  ha ido superando en Santiago.
 

También se registran situaciones complicadas en tránsito y transporte, planeación urbana, preservación de las áreas verdes, ornato, espacios públicos, parques, arte y cultura, deportes, educación y seguridad ciudadana.
 

Asimismo, es lo que se observa en la mayor parte de los cabildos, hay deficiencia en el manejo financiero, no se aplica con efectividad el Presupuesto Participativo y en la práctica la ejecución presupuestal está divorciada de la ley que determina la inversión de los recursos en los diferentes renglones.
 

De igual modo, desde las administraciones municipales no se aplican políticas públicas eficientes y eficaces, por tanto, no se asegura el bienestar social y no se cumple con el rol democrático en favor de la colectividad.
 

Con la apertura del proselitismo con miras a los comicios que se celebrarán en febrero del 2020, se convoca a quienes son candidatos a alcaldes, regidores, directores de las juntas distritales y vocales a investigar, prepararse y a colocar en primer plano los intereses de la sociedad, porque así podrán comprender, asimilar y entender cuáles son los desafíos y las responsabilidades que deben encarar para impulsar el crecimiento sustentable de los municipios y la calidad de vida de las personas.
 

Hurgar en el pensamiento del patricio Juan Pablo Duarte es una praxis importantísima para interpretar en toda su dimensión el papel de  los gobiernos locales y cómo deben funcionar los mismos, porque él definió el Poder Municipal como una forma de gobernanza democrática, en la medida que contribuye con la descentralización del Estado y permite conexiones directas con los ciudadanos.
 

En los gobiernos locales se requiere planificación, transparencia, vocación de servicio y voluntad política, porque es vital para un ejercicio democrático basado en la representatividad y la participación de todos los sectores sociales; esa es la tarea de los actores políticos vinculados al Poder Municipal; esto será posible con la elaboración y ejecución de programas confiables, realizables y pragmáticos.

 

Que se proceda, entonces, a transformar  las  gestiones municipales en la búsqueda del progreso y el bien común.