“Republica Dominicana en Emergencia Ambiental”

0
785

Por: Heliana Medina

Santiago-Hace una semanas atrás los diarios dominicanos alertaban sobre una gran sequía a nivel nacional, exhortando a la población a ser conscientes sobre el ahorro del agua, lo cual me resulta alarmante cuando en Rep. Dom. contamos con un total de 52 cuencas hidrográficas superficiales, unos 5,000 pozos, un lago y numerosas lagunas naturales.

Sin embargo, me queda claro que las acciones irresponsables del hombre como: tala de árboles en bosques, áreas protegidas y parques nacionales, el conuquismo ilegal, los fuegos forestales provocados, aserraderos, contaminación y destrucción de más 400 ríos y arroyos por parte de las granceras y la minería a cielo abierto, todas esas acciones traen consecuencias devastadoras para las especies endémicas nativas de nuestro país o Latinoamérica, para la biodiversidad, los ecosistemas, los seres humanos y lo peor aún, acelera el calentamiento global.

Y es que a lo largo de los últimos años hemos podido observar el impacto que el cambio climático ha tenido no sólo sobre el clima, sino también sobre el medio ambiente y el ser humano. La República Dominicana hasta la fecha, es el 8vo país más vulnerable en el mundo, tercer emisor de gases de efecto invernadero en el caribe, una de las principales causas del cambio climático, al igual que la tala de árboles.

El problema mayor es que estamos quemando tantos combustibles fósiles, y estamos lanzando tantos CO2 y otros gases que llamamos de efectos invernadero a la atmósfera que el planeta está absorbiendo demasiada energía y se está calentando. Es por eso que vivimos en un mundo más caliente en casi un grado, el cambio existe y es palpable. Nunca en la historia se habían registrado cambios tan profundos, gran parte de los glaciales podrían desaparecer, la biodiversidad se verá reducida, tendremos más olas de calor, fenómenos atmosféricos más extremos, y más incendios forestales. Todo eso está sucediendo ya.

Todos estos efectos y riesgos producirán grandes pérdidas económicas, sociales y medioambientales, incrementando las desigualdades sociales entre regiones y aumentando la brecha entre ricos y pobres. Nuestra misión como seres humanos es evitar que esto se produzca intentando minimizar las causas del Cambio Climático.

Debemos actuar ahora, preservemos nuestros parques nacionales y área protegidas. Se estima que la industria maderera emite anualmente unas 1.500 toneladas de CO2, promovamos la detención de la deforestación. Incentivemos el consumo moderado y la compra de productos ecológicos que no dañen al medioambiente.

Es tiempo de preocuparnos por el futuro.

Algunas áreas protegidas de República Dominicana hoy en peligro de extinción: 

-En el Parque Nacional Sierra de Bahoruco se encuentran el 52% de las orquídeas existentes en el país. Se conocen 32 especies endémicas, lo que supone el 10% de las especies endémicas de la isla. Se han reportado unas 49 especies de aves, 19 de ellas endémicas.

“Ya nos estamos haciendo a la idea que en 10 años no quedarán bosques húmedos en la ladera sur de la Sierra de Bahoruco si no hay un cambio radical en el manejo.” Yolanda León, Catedrática y bióloga. Diario Libre 26 de marzo, 2015.

-Parque Nacional Valle Nuevo es una área protegida que posee una biodiversidad única en el Caribe. Se han encontrado 531 especies de plantas, de las cuales 138 son endémicas de la isla Hispaniola. Hay 66 especies de aves, 48 de mariposas, 29 de reptiles y 17 de anfibios. Entre las aves endémicas tenemos la cigua palmera.

-En Loma Miranda las investigaciones realizadas, revelan la presencia de 207 especies de plantas vasculares de las que 15 son endémicas, 175 nativas, 13 naturalizadas y 4 introducidas, distribuidas 173 géneros y 81 familias de plantas, lo que convierte a Loma Miranda en un enclave biológico de conservación de la biodiversidad, con hábitat en buen estado de conservación y sanidad, para el refugio de los diversos grupos de la fauna.

-Parque Nacional Los Haitises por ser un parque costero-marino, contiene una fauna de aves sin igual, con una representación mayoritaria de las especies endémicas, nativas y migratorias que no se pueden encontrar en el resto del país. Algunas de esas especies son el pelícano o alcatraz, la tijereta, la cotorra, la  lechuza y la lechuza orejita.

Las soluciones existen, no es demasiado tarde para cambiar las cosas, pero debemos actuar ahora, debemos actuar hoy.