Por: Heliana Medina

 Saludos lectores;

Santiago-Tengo mucho que contar, vivencias, anécdotas, risas, y una experiencia inolvidable de la ciudad de paisajes rosa y eterna primavera.

Hace unas semana fui invitada por la Organización Mundial de Periodistas a participar del 6to. Congreso Internacional de Periodistas y Profesionales del Turismo en la ciudad de Medellín, la localidad colombiana mejor conocida como “la Ciudad de la Eterna Primavera”.

Y aunque a través de libros, fotografías, cuentos y anécdotas ya conocía las bellezas de la capital de Antioquia, yo la defino como la ciudad donde todo viajero encuentra la ocasión de perderse y de reencontrarse.

Desde que puse un pie en la ciudad del sol, quedé enamora por la linea de tiempo que existe entre sus edificaciones modernas y las callecitas llenas de historias, el color rosa de sus paisajes, el calorcito y acento de su gente.

Medellín es tierra fértil que ha visto nacer grandes personajes, pero también lastimada y marcada por las guerras y el narcotráfico. Y a pesar de su polémica reputación, la dinámica metrópoli ha trabajado para enterrar ese pasado que sigue latente en sus calles desarrollado proyectos de infraestructura que están llevando parques y bibliotecas arquitectónicamente interesantes a vecindarios empobrecidos, con métodos creativos de transporte.

Medellín es una ciudad de puertas abiertas para todos, con gente espectacular con una gran vocación por el servicio, por atenderte y por ayudarte, característica única en Colombia que sólo encontraras en Medellín.

Mis vivencias…

Museo de Antioquia:
En el Museo de Antioquia es el lugar perfecto para los amantes del arte prehispánico, republicano y contemporáneo. Allí se exhiben 108 obras del maestro Fernando Botero, convirtiéndolo en el museo con la colección más grande de arte público de la región.

Metrocable:
Medellín ha renacido, y uno de los signos más convincentes es el Metrocable, un sistema de transporte público compuesto por góndolas aéreas que reduce los tiempos de viaje entre una comuna y el centro de la ciudad.

Pueblito Paisa:
El Pueblito Piasa ubicado en el Cerro de Nutibara, uno de los puntos mas visitado por turistas nacionales e internacionales. Para mí, el lugar donde se aprecia una de las mejores vistas de la ciudad. El recorrido incluye una réplica de un típico pueblo antioqueño del siglo XX –con iglesia, fuente y alcaldía– un museo que proyecta la evolución de la ciudad y la mejor selección de comedores típicos, que según mi compañera de aventuras María Irene Sanchez, donde sirve la mejor “Bandeja Paisa”.

Algunas recomendaciones: Hospedarse en la Carrera 70 o El Poblado, por su proximidad a la línea del Metro. Para el disfrute nocturno, el Parque Lleras, donde se centran bares, discotecas, cafés y los restaurantes que sirven la mejor comida típica antioqueña.

Definitivamente… viajar es la mejor manera de acumular experiencias.
Hasta la próxima!