Quién es “Big Paul”, el único hombre con permiso para acercarse a la reina Isabel ll en la cuarentena del coronavirus

0
20

Tras conocerse este miércoles que Carlos de Inglaterra tiene coronavirus y estuvo en contacto con su madre, la reina Isabel II en un evento reciente, las alarmas se prendieron en Reino Unido por la salud de Su Majestad, de 93 años, y de su marido, Felipe de Edimburgo, de 98. La monarca abandonó el Palacio de Buckingham la semana pasada y se recluyó en el Castillo de Windsor, donde actualmente está pasando la cuarentena mientras su país y el mundo entero están en alarma por la pandemia. De hecho, se calcula que 2.600 millones de personas están en su misma condición: confinados en sus casas.

Los miembros de la realeza han reducido su staff al mínimo mientras están aislados.

Su Majestad pasa sus días junto a su esposo y bajo la protección de Paul Whybrew, el hombre de mayor confianza de la monarca. Es el único trabajador que, junto a Angella Kelly, asistente personal de la reina, tiene permitido acercarse a ella.

Whybrew mide 1,92 metros por lo que ganó el apodo de “Big Paul” en la familia real británica. Así se le distinguía en los años ochenta de Paul Burrell, el confidente de Lady Di, que se hizo famoso en todo el mundo por ventilar los secretos de los Windsor.

Paul Whybrew se ganó la confianza de la monarca cuando la ayudó a librarse de un intruso (Shutterstock)

Paul Whybrew se ganó la confianza de la monarca cuando la ayudó a librarse de un intruso (Shutterstock)

La reina de Inglaterra considera a Whybrew, de 61 años, como su empleado más leal, su gran protector. Por ello, lo ha condecorado en distintas oportunidades con las insignias de la Real Orden Victoriana, destinada a reconocer los servicios prestados a la monarca.

El hombre se ganó la confianza de la reina cuando, en julio de 1982, ayudó a Isabel II a deshacerse de Michael Fagan, el famoso intruso que logró meterse en el dormitorio de la monarca en el Palacio de Buckingham. Según relata la biógrafa Ingrid Seward en su libro sobre la reina de Inglaterra, Whybrew estaba en ese momento paseando a los corgis de la monarca. Cuando regresó, la reina había logrado escapar del dormitorio, y forcejeó con Fagan hasta reducirlo al suelo. No obstante, el extraño contaría luego que este se mostró muy amable con él. “Parece que necesitas una copa”, asegura Fagan que le dijo Whybrew, y luego le sirvió un vaso de whisky hasta que por fin llegó la policía.

MAS AQUI