Por: NEA

Santo Domingo-La situación de inseguridad y violencia contra la mujer es alarmante, aseguraron Myrna Flores Chang y Frank Cáceres, de Profamilia, quienes también coinciden en señalar que en el país es necesaria una revolución en la educación en habilidades para la vida y fomentar una cultura de paz.

“Tenemos un sistema educativo que falló hace muchos años y que ojalá pueda reorientarse en el sentido de que la escuela dominicana no enseña para la vida, enseña conceptos interesantes y hasta importantes, pero no educa para la vida” aseguró Frank Cáceres, investigador principal del Instituto de Estudios de Población y Desarrollo (IEPD).

“Mandamos nuestros niños a la escuela durante 12 años de su vida y cuando salen, de manera concreta no saben mucho, a veces ni siquiera escribir correctamente; lo primero que debe enseñársele a un niño o niña es su anatomía y su fisiología, de acuerdo a su edad; compartirles un conocimiento que les permita desarrollar sus capacidades para interactuar y estar alerta sobre aspectos de su propia vida”, señala Cáceres.

“Debemos revolucionar la educación, hay que cambiar el modelo, los conceptos, la filosofía de la educación y entonces nos enfocaremos a una sociedad más consiente de sí misma y sus derechos y más respetuosa” afirmó el investigador.

Sobre la violencia. Cáceres aseguró que en el país “vivimos en una sociedad muy violenta, donde quiera que miramos se hacen apologías a la violencia”.

Recordó las investigaciones realizadas del modelo ecológico de la violencia como un fenómeno en espiral, “un comportamiento individual permeado por su entorno inmediato, que es la familia, que está a su vez permeado por su entorno cercano que es la sociedad”.

Violencia contra la mujer. Mientras que para Flores, la violencia familiar “es un reflejo de la violencia contra la mujer; donde quien está para garantizar nuestro entorno moral, físico y social se comporta violentamente como ha ocurrió en los casos de Emily Peguero y Dioscarys Gómez. “El entorno cercano, incluida la familia, no es seguro para las mujeres especialmente las jóvenes”, afirmó

Citó que en el Congreso dominicano se encuentra desde el 2012 una ley orgánica integral de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra la mujer, que aún no ha sido promulgada.

Señala que esta es una ley integral que incluye acciones de coordinación en todo el sistema y cada entidad que está en la ruta crítica de violencia debe destinar fondos y encaminar iniciativas de erradicación de la violencia, donde la prevención es fundamental.

Concluyeron destacando la necesidad de ver que la prevención de la violencia nos concierne a todos, “debemos fomentaren los niños y las niñas una cultura de paz, de respeto a la dignidad de la mujer y a la dignidad humana