Por Windler Soto

Santo Domingo-El considerable ritmo de crecimiento y la solidez exhibida por los negocios turísticos han despertado las apetencias de la banca dominicana por el sector, cuyos índices de morosidad son prácticamente inexistentes.

turismoLa mejor evidencia es que la cartera de crédito de los bancos dominicanos destinada al turismo ha crecido 60% en tan solo tres años.

Según las estadísticas oficiales, los préstamos al turismo pasaron de 26,061.4 millones de pesos en diciembre de 2014 a 41,506.4 millones al 3 de noviembre de este año.

Se trata de un salto nada despreciable de 15,445 millones de pesos, lo que evidencia elevados niveles de confianza de parte de la banca local, que ha puesto su mirada en un sector que ha probado confiabilidad.

El auge del turismo como fuente de negocio bancario ha empujado a que los dos bancos comerciales más grandes del país, Popular y Reservas, cuenten con sendos departamentos especializados en satisfacer las necesidades de sus clientes turísticos.

En el caso del Banco Popular, este ha prestado 1,700 millones de dólares durante sus años como pionero en el enfoque turístico.

Los buenos frutos cosechados por el Banco Popular, principal institución financiera privada de República Dominicana, han interesado a otras entidades del mercado local, las que ya cuentan con analistas destinados a dar soporte al turismo.