Por: AFP

San Petersburgo-Dos horas antes del inicio del partido entre Rusia y Nueva Zelanda, el estadio de San Petersburgo fue testigo de la ceremonia inaugual de la Copa Confederaciones. Fue un acto de tónica mundialista, con mucho despliegue de artistas en el campo de juego, pero con poca presencia de espectadores en las gradas.

El acto inaugural de la prueba piloto de la Copa del Mundo que se jugará el próximo año en Rusia, tuvo más de 200 imágenes y personajes únicos en el campo de juego, donde el césped se revistió con aproximadamente 7 kilómetros de tela para crear un colorido escenario.

Prestigiosos diseñadores rusos como Alena Akhmadullina, Igor Chapurin, Andrey Bartenev, Konstantin Salavatov o Polina Budanova han participado en la confección de la puesta en escena.

La coreografía estuvo a cargo de 12 integrantes del Teatro de danza Leningrad Center, quienes trabajaron en el espectáculo con 50 instalaciones de arte únicas. Se vio un gran baile con más de 2000 artistas sobre el césped del estadio.

Más de 2000 artistas participaron del acto inaugural de la Copa Confederaciones (Reuters)

Más de 2000 artistas participaron del acto inaugural de la Copa Confederaciones (Reuters)

El césped fue recubierto por una tela de 7 kilómetros para el despliegue de la ceremonia inaugural (AFP)

El césped fue recubierto por una tela de 7 kilómetros para el despliegue de la ceremonia inaugural (AFP)

Luego del baile principal, hicieron una breve presentación de las cuatro sedes del certamen que funcionará como antesala del Mundial: el Estadio Krestovski de San Petersburgo (68.000 espectadores), el Kazán Arena (45.360), el Estadio Olímpico de Sochi (47.600) y el Otkrytie Arena de Moscú (45.000).

La presentación de Kazán durante la ceremonia de apertura

Así fue representada la ciudad de Sochi en el acto inaugural

El show que escenificó a Moscú

La muestra de San Petersburgo

El presidente ruso, Vladímir Putin, que muy raramente asiste a partidos de fútbol, ya que prefiere el judo y el esquí, estuvo a cargo del discurso previo al partido en el estadio de San Petersburgo. “¡Queridos amigos! ¡Vamos a ver fútbol! ¡Bienvenidos a Rusia!”, dijo el mandatario, quien prometió una organización al “máximo nivel” y apeló al “juego limpio”.