Pérdida de esperanza del dominicano

0
18
  • Dr. Frank Espino

“El más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta” Federico García Lorca

¡La esperanza es lo último que se pierde! Esta es una vieja expresión. Pues hasta los pacientes desahuciados, entienden que tienen una oportunidad de seguir viviendo.

i usted ha tenido la oportunidad de caminar el país en los últimos tiempos, si hace sus reuniones con amigos, familiares y relacionados, podrá encontrar en cada conversación, un sentimiento de tristeza, cosa esta que no es, lo que caracteriza al dominicano. En lo profesional, laboral, educativo, en cualquier evento, en el día a día, se nota que “algo anda mal’’ muchos no saben describirlo, pero se les nota en su comportamiento, en el hablar y en ocasiones en su accionar con los que les rodean.

Da la impresión que ha ocurrido  un accidente, una enfermedad no esperada, un fenómeno de la naturaleza, que pone en shock, aquellos que lo padecen. Hay una diferencia, ese efecto se pasa.  Se supera. Vuelve a la normalidad o se transforma.
En el aspecto que nos referimos en la actualidad, el dominicano se siente encerrado en una especie de una madriguera oscura. Sin salida aparente.  Sin que la confianza que el oxigeno perdure. Esto se traduce como una “depresión inducida” y un túnel sin salida, y hace que en ocasiones, se siente “sin vida”, estando vivo.

¡Esto es peligroso! Pues el ese espacio que lo une a otro, lo torna  una persona apática, con pérdida del carácter, agresivo y sin que nada le importe.
 

¡No es para menos!. A eso nos han llevado todos los que nos han dirigido desde el punto político. Han puesto sus apetencias personales, por encima de las necesidades colectivas.  ¡Todo se traduce  como una pérdida de esperanza! Dando la impresión que ¡todo se ha perdido! ¡Sabemos que las crisis traen soluciones! Pero cuando estas crisis son provocadas por quienes tienen el poder, y lo hacen desde el poder politico, económico y social, es difícil, por no decir imposible que exista una identificación de los diferentes sectores en favor de lo que se  debe y tiene que hacerse.
Lo cierto, es, que los mas, son los que menos tienen! Y esos que menos tienen, son precisamente “la zapata”, que hace levantar una nación, pero cuando su presente lo ve oscuro, el futuro no lo visualiza, y no ve una luz al final del túnel, es lógico suponer, sin que ellos lo digan verbalmente, que se sienten ignorados, solos, desamparados y si un rumbo que los haga partícipes de un mejor porvenir. Nosotros resumimos: hay pérdidas de esperanza en el dominicano.

El autor es médico, escritor y profesor universitario