Por: MLB.COM

BOSTON — La era del Panda en Boston terminó sin siquiera llegar a despegar.

Los Medias Rojas tiraron la toalla con el antesalista venezolano Pablo Sandoval y lo colocaron en asignación el viernes, deshaciéndose de esa manera de un jugador al que otorgaron un contrato de 95 millones de dólares como agente libre antes de la campaña de 2015 y que nunca estuvo lo suficientemente saludable, o en forma, como para replicar el éxito que logró con los Gigantes de San Francisco.

Boston tiene siete días para canjear o dar de baja al tercera base de 30 años, quien fue activado de la lista de lesionados (infección del canal auditivo) tras completar una tarea de rehabilitación en las menores. A menos que consigan otro equipo que se encargue de pagar parte de su salario, los Medias Rojas habrán gastado casi 100 millones por un total de 161 partidos, 575 turnos al bate, 136 hits y 14 jonrones.

“No éramos un mejor equipo de Grandes Ligas teniéndolo a él”, declaró el presidente de operaciones de béisbol Dave Dombrowski.

Dombrowski indicó la directiva de los Medias Rojas llevaba semanas analizando qué hacer con Sandoval. Mencionó que se tanteó la posibilidad de una asignación en ligas menores con Sandoval y su agente, pero que el venezolano rechazó esa opción durante una conversación el jueves.

Sandoval fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2012, cuando bateó .500 con tres cuadrangulares en cuatro partidos contra Detroit, y volvió a brillar por San Francisco para ganar el título de 2014. Adorado por los fanáticos de esa ciudad, donde fue apodado “Kung Fu Panda” por su físico regordete, decidió irse de los Gigantes y fichó con los Medias Rojas después de esa campaña.

“Quiero un reto nuevo, necesito un reto nuevo”, dijo al ser presentado por Boston. “Sé que tuve una gran carrera en San Francisco, pero ahora tendré otra aquí”.

Pero el cambio de equipo resultó ser más traumático de lo que pensaba.

Sandoval bateó .245 con 10 jonrones en su primer año con los Medias Rojas, en el que tuvo las peores cifras al bate de su carrera. En 2016, tras perder su puesto titular ante Travis Shaw, el venezolano se operó del hombro izquierdo y se perdió casi toda la temporada.