Kalashnikov Concern, una compañía rusa fabricante principalmente de armas, ha desarrollado la que será su próxima gran arma militar. Se trata del hovercraft (o aerodeslizador) que ves sobre estas líneas, un vehículo volador que ya ha hecho su primera demostración en público y en directo para dar a conocer sus cualidades y virtudes. Así lo recogen en Popular Mechanics, donde apuntan que el vehículo cuenta con 16 rotores, funciona con baterías y podría suponer la próxima gran apuesta de uso militar ya que actualmente Kalashnikov ya no solo se encarga de la producción de armas y municiones; también está metida de lleno en el desarrollo de vehículos de combate y sistemas automatizados de armas.

El aparato, de nombre desconocido de momento, dispone a un asiento, joysticks para su manejo y armazón de metal, aunque son pocos los detalles que han transcendido por ahora. Podría destinarse en misiones en las que actualmente se usan helicópteros, pero sin implicar el elevado coste de estos últimos y sin que sea tan intrusivo en el terreno. Kalashnikov no es ni mucho menos la primera que tiene este tipo de actividades en mente con vehículos así.

La armada norteamericana por ejemplo ha estado trabajando en su propio “hoverbike” con Malloy Aeronautics y ya mostraron una primera demo a primeros del año pasado. Hoversurf, por su parte, ha hecho lo propio con su producto, aunque en este caso su intención es venderlo a nivel comercial y doméstico, siendo accesible a todos los interesados.