La política económica de los progresistas marca la contienda demócrata a 2020

0
46

Casi una veintena de demócratas aspiran a la Casa Blanca en las elecciones presidenciales que Estados Unidos celebrará en 2020, una contienda que, de camino a las primarias, está perfilando candidatos progresistas en la estela de Bernie Sanders, que ponen el foco en la política económica.

“Hay entusiasmo por candidatos que toman posiciones más liberales que antes y en comicios previos todo iba más sobre la personalidad o la política exterior, pero por primera vez los demócratas tienen un debate real sobre política económica”, dijo a Efe Philip Klinkner, profesor especializado en gobiernos en la Universidad de Hamilton.

El progresismo, impulsado por un mayor activismo izquierdista entre las filas del partido, según este experto en procesos electorales, está encabezado por Sanders y Elizabeth Warren, mientras que otras figuras destacadas como Kamala Harris y Kirsten Gillibrand mantienen distancia y Beto O’Rourke es más moderado.

Coincide otro profesor, Richard Born, investigador político en la Universidad de Vassar, quien ve la posibilidad de que en las primarias, debido a ese “sesgo hacia los activistas, alguien como un Sanders o una Warren sea nominado”, lo que sería un “riesgo” ante un electorado demócrata más inclinado a la moderación.

Ambos expertos distinguieron tres ejes en el debate sobre las propuestas económicas: el sistema sanitario, el medioambiente y la redistribución de la riqueza, con variaciones entre candidatos que los posicionan dentro de una tendencia progresista en la que ha ejercido cierta influencia la congresista Alexandria Ocasio-Cortez.

SISTEMA SANITARIO

Sanders, autoproclamado demócrata socialista, es el más escorado a la izquierda con una propuesta del “Medicare for all” (Cobertura médica para todos) que supondría nacionalizar el sistema sanitario y eliminar las firmas privadas, según Born, una “peligrosa” idea con la que Warren “simpatiza” y otros sienten “presión”.

“En política estadounidense es difícil conseguir que algo se haga, no sería posible lograr eso”, dice Klinkner sobre la transformación de este programa público que ahora sirve a jubilados, y que para candidatos menos liberales, como Gillibrand, pasa