Por: NEA

Santo Domingo.- Una mujer de 23 años presuntamente inventó su rapto porque sus padres la estaban obligando a hacer un internado en la carrera de Odontología, que iniciaría ayer en la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA).

La joven Giseli Altagracia Caraballo de Santiago, según la primera versión del secuestro, dijo que desconocidos la abordaron  en un vehículo en Moca, provincia Espaillat, la asaltaron y luego abandonaron en el kilómetro 9 de la autopista Duarte.

Pero la realidad fue otra: Caraballo de Santiago el día de su falsa desaparición,  decidió tomar un autobús del transporte público hacia Santo Domingo y le escribió un mensaje de texto a su esposo diciendo que desconocidos la llevaban en el baúl de un carro. Cuando llegó a la altura del kilómetro 9, sintió remordimiento por la historia y se cortó con sus uñas, simulando agresiones, para después dirigirse a un destacamento.