Por Luís Céspedes Peña

Santiago-La calma que se observa en la rígida figura del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con respecto al conflicto bélico con el gobierno de Corea del Norte, una nación comunista, indica claramente que el jefe de Estado de Norteamérica se prepara para darle un golpe mortal a su homólogo norcoreano, que podría ser un día al amanecer, sin que se descarte la eliminación física del gobernante Kim Jong-un, un joven guapo, pero sin la debida experiencia estratégica en la pate militar.

Pensamos que el lanzamiento de misiles de parte del Presidente norcoreano sobre el cielo de Japón, podría estar siendo considerado  por el Presidente Trump como una  provocación.

No hay ninguna duda de que la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, mejor conocida como la CIA, está jugando su papel  en Corea del Norte. Un ataque militar a esa nación podría poner en peligro la vida del líder norcoreano.

Y es casi seguro que está trabajando en la preparación de desertores del Presidente  Kim Jong-un, para de esa manera hacer más fácil una operación militar en ese país. Estados Unidos sabe que Rusia protestaría en contra de una acción militar de parte de Estados Unidos en ese país, pero difícilmente haga uso de las armas para enfrentar a los norteamericanos.

La economía rusa no  aguante dos años  de guerra con Estados Unidos. Y lo mismo le sucede a China, cuyo fortalecimiento económico tiene mucho que ver con el respaldo que siempre le dio  a ese país asiático el gobierno norteamericano. ¡No importa que Estados Unidos le deba a China!

A diferencia de los problemas que en materia comercial pueden afectar a Rusia y China en una guerra  militar con Estados Unidos, el coloso del Norte puede  durar diez años peleando, aún con una disminución de sus volúmenes económicos, pero el dólar, aunque no haya un centavo en la Reserva Federal, siempre será el que tendrá más valor en cualquier mercado del mundo.

¡Nadie devuelve un dólar por falta de fondo!   El lanzamiento de misiles balísticos hacia otros cielos, como el de Japón, debe considerarse como una falta de experiencia, un error táctico y estratégico del Presidente de Corea del Norte. ¿Por qué? Porque el mundo también considera esa operación como una provocación.

Y son  muchos los países que están hablando de provocación de parte del Presidente  Kim Jong-un. En guerra, ese hecho le quita mérito a Corea del Norte.  Pero hay que decir que la mente del Presidente Trump está concentrada en  destruir el poder militar y político de Corea del Norte. ¡Lo mismo que ocurrió en Iraq! Al Presidente de ese país, Saddam Hussein, lo ahorcaron con el visto bueno de Estados Unidos.

También hay que destacar el poderío militar de los aliados de Estados Unidos, como es el caso del Reino Unido. El hecho de  contar con el total respaldo de Corea del Sur, país que está en guerra verbal con la del Norte, les facilita a los norteamericanos cualquier tipo de acción militar usando su territorio.

Y  por muchos misiles intercontinentales que pueda tener Corea del Norte, jamás podrá compararse con Estados Unidos, el cual también cuenta con la OTAN, una organización militar de aliados, de la cual también forma parte España.

La preocupación del Presidente Vladimir Putin, de Rusia, y el gobierno de China, es porque  si  ellos enfrentan militarmente a Estados Unidos, sus economías se van a la deriva. América Latina es una permanente aliada de Estados Unidos, aunque  se produzcan “pleitos” con algunos mandatarios, los cuales-finalmente-sólo son incomprendidos por Washington.

Hoy, el principal mercado internacional de China es Estados Unidos. ¡Perderlo sería suicida! Las industrias del sector zona franca de China, está al amparo de Estados Unidos. La producción de artículos a bajos costos (por la mano de obra barata), mantiene a China con una economía en crecimiento, gracias a su intercambio comercial con Estados Unidos.

Para Rusia, un rompimiento de sus relaciones con Estados Unidos, le cerraría una serie de mercados de suma importancia para su desarrollo, como son los que ya tiene en América Latina. Estados Unidos, con sus relaciones en esa área, tiene la capacidad para bloquear los negocios comerciales con los rusos.

El Presidente Trump sabe de esas debilidades y tratará de golpear duramente al gobierno de Corea del Norte. ¡Es que para Estados Unidos, Corea del Norte está desafiando su orgullo: Los  poderíos militar y económico!

 

Los norteamericanos se pelean en las campañas políticas, pero se unen en las guerras. ¡Ellos no permiten que nadie esté por encima de sus poderíos! El Presidente  Kim Jong-un  debe reflexionar lo más rápido posible. ¡Estás equivocado!