El Mes del Periodista y los ecos de la Unidad

0
16

Por: Perfecto Martinez

El equipo directivo de la Seccional Santiago del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), me distingue con la dedicatoria de las actividades del Mes del Periodista, algo que de verdad agradezco, aunque no me creo ser el único que reúne los méritos para recibir tan importante distinción.

Agradezco el gesto tanto del secretario general, Carlos Arroyo Ramos, como del equipo directivo de la institución y lo hago de corazón porque, tanto para mí como para muchos otros, la Seccional Santiago del CDP es un referente de autenticidad y calidad institucional.

Una vez se dio a conocer mi elección, hice saber que aprovecharía todos los espacios posibles para difundir el mensaje de unidad entre los periodistas, un propósito que se origina en la hermosa campaña lanzada desde Santiago de los Caballeros por la Corriente Institucional, y que ha concitado la atención y apoyo de casi ya dos centenares de miembros del CDP.

La campaña abarca componentes como la exhibición de un banner titulado “Deja tu huella, Suma un paso por la unidad”, una agresiva difusión en las diferentes redes sociales, la instalación de una mesa para firmas de apoyo en las oficinas del CDP hasta el 30 de abril, mensajeros de la Unidad que presentan el mensaje en las actividades a los periodistas presentes y, al final, se producirá una proclama desde la Ciudad Corazón dirigida a todas y todos los periodistas del país, a quienes se pedirá abrazar la Unidad como el mejor candidato para las próximas elecciones del CDP.

Hay la percepción de que en el estado actual en que se encuentra nuestro gremio y dado el grado de conflictividad que existe entre los grupos a su interior, se descarta que un candidato o una parcela por sí sola, pueda restaurar al CDP y colocarlo en condiciones de cumplir con eficacia sus roles.

En lo particular pienso que todas y todos debemos afinar un coro potente, que retumbe en todos los rincones, que se traduzca en un grito de guerra contra la desunión, los revanchismos, divisionismos y otras miserables lacras que impiden que contemos con un colegio unido, fuerte, que nos represente de verdad, que nos proteja y cuente con la fuerza suficiente para hacer valer nuestros derechos.

Llamo a mis colegas a que en esta oportunidad no permitamos que el grupismo nos arrastre a posiciones de desprecio a los nobles esfuerzos que se vienen haciendo en procura de la unidad. ¡Construyamos juntos una muralla que cierre el paso al divisionismo y, al propio tiempo, al imperio de los intereses de parcelas y grupos en nuestro CDP! ¡Atrevámonos ahora!