Diputada reporta muertes reses por sequía en la Línea Noroeste

0
31

SANTIAGO RODRIGUEZ.-La falta de pastos y agua en los ríos ocasionada por la prolonga sequía, obliga a los ganaderos a conseguir alimentos en otras localidades para mantener con vida a sus animales.

En ese sentido, la diputada oficialista por la provincia Santiago Rodríguez, Nancy Santos, confirmó la muerte  de al menos, 22 cabezas de ganado en fincas situadas en campos de aquí.

La legisladora afirmó que es una gran pena que parte de la secuela que deja la sequía en la provincia afecta a miles de personas directa e indirecta.

Santos dijo que el retraso en la llegada de las lluvias causa que los pastos hayan desaparecido de las fincas.

En ese sentido, afirmó que los productores agrícolas y ganaderos no estaban preparados para atender la alimentación de los animales.

Citó que ahora corren para llevar a sus fincas pacas de pasto, de heno y subproductos de caña para atender la emergencia en la zona.

Las muertes de animales son atribuidas a la escasez de agua porque sus dueños no tienen esten importante líquido ni alimentos.

La legisladora oficialista teme que más vacas sigan pereciendo en fincas de Santiago Rodríguez a causa de la prolongada sequía.

La congresista llamó al Gobierno asistir a los ganaderos y productores y reconoció que en la zona se está dando una situación complicada.

Tiene confianza en que el presidente Danilo Medina vaya en auxilio de los afectados.

Aseguró que los criadores de vacas y  productores de leche son los más afectados ya que no hay pastos ni agua suficientes. Explicó que, generalmente, estos problemas de escasez de alimento para el ganado afectan a la provincia Santiago Rodríguez y los productores no están preparados porque es una situación que se repite mucho. Instó a los ganaderos a prepararse para eventuales emergencias en el futuro.

Santos dijo que la situación en vez de normalizarse se agudiza por la prolongada sequía y los animales cada día corren más riesgos de morir.

Aseguró que en las últimas semanas la muerte de animales se incrementa porque sus criadores no tienen alimentos ni agua en sus parcelas. Confirmó que el cauce del río Yaguajay de donde los ganaderos reciben agua está prácticamente seco.