!Cuidado! El asesino anda suelto

0
20
Por: Rafael A. Escotto
La pandemia entró con furia aterradora en los pulmones de todas las naciones. Lo hizo de repente como el homicida que escoge sus víctimas con premeditación; las asechas y alevosamente le propina la estocada mortal. Frente a un criminal de esa diabólica agresividad hay que dormir con un ojo cerrado y otro abierto.
Este facineroso de la salud no anda con contemplaciones, no intimida ni enseña sus afiladas garras asesinas. Permite que sus victimas tomen confianza, que menosprecien su enorme capacidad de embestida, que se arriesguen, que se expongan públicamente y que anden sin protección. Este criminal se muestra simpático con los ansianos, los niños, las mujeres, los ricos, los artistas y los políticos.
Anda como el que no le interesa que le teman. No hace ruidos y circula en el ambiente con su corona de rey de las enfermedades infecto contagiosas; su mejor disfraz es de terciopelo y para desplazarse sin ser visto por sus posibles víctimas utiliza el medio ambiente. Es como los fantasmas que no pueden ser vistos por ojos humanos.
No tiene consideración con nadie ni le teme a nadie. Entra furtivamente, secretamente por las fosas nasales, como un saqueador refinado. Espera a que la persona escogida se congregue o se aglomere, asi se le hace más fácil atrapar, no solo a una persona, a multiplicar sus infamias.
Esta clase de criminal no hace alarde de su fuerza mortífera. El disimulo es su mejor arma estratégica. Ataca a generales, a médicos, a mandatarios y de paso se lleva entre sus uñas a obispos y a clerigos. Le fascinan los artistas y diseñadores de modas, cantantes de famas mundial, atletas y peloteros y a gentes del jet set internacional.
A veces pienso que este Drácula no tiene refinamiento al escoger sus presas y luego transijo y lo veo vestirse de frac como el que va a un teatro de operra a escuchar a Plácido Domingo, a Luciano Pavarotti o a Maria Callas para escoger su víctima de la noche.
Es un criminal atípico. Nadie sospecha ni sabe cuándo y a quién va a agredir ni mucho menos tiene un lugar preferido para perpetrar sus ataques. Puede hacerlo a cielo abierto, como bajo techo, en los palacios de reyes, en las mansiones presidenciales, en iglesias y mezquitas o templos, en cárceles o en el cine. En verdad es un criminal único. No se conocia en el mundo de la salubridad un tipo de un coraje tan suigeneris.
Es tan perverso que se pasea con sus víctimas hasta cuatro dias disfrutando de su confianza y no se dan ni por enteradas que el desgraciado ha penetrado sus tráqueas o laringe. Camina por esos conductos suavemente. En algunos instantes sus victimas presienten algunas tos seca, una fiebresita o dolores de cuerpo que suelen pasar desapercibidos.
Sin embargo, estas son señales de que este miserable ha llegado donde quería: a los pulmones de sus víctimas. Otra cosa muy importante, este facineroso tiene preferencia por personas que sufren de asmas, hipertensión arteriar y además, de individuos con su defensa inmunologia baja, incapaces de luchar contra agentes patologicos.
Este sofisticado foragido de la salud tiene la facultad aterradora de quebrar las finanzas públicas tanto de gobiernos imperiales, realezas como de países pequeños, ni tiene el más mínimo respeto por dignidades religiosas. Eso sí, no suele ser carroñero.
Su llegada crea pánico donde quiera que va. Se sirve a cuerpo de rey y se da el lujo de paralizar pueblos enteros. La gente cuando anuncian su llegada se disfrazan con tapaboca, cubren sus manos con guantes, no hay saludo que sea contestado que no se haga con los puños cerrados y a cierta distancia.
Les confieso que es un individuo sin pudor, lo mismo le da un niño, un anciano o una mujer, una leviana, un hombre gay o un trasvetis, es un fatal. Me dicen quienes lo han visto o padecido, que no tiene elegancia ninguna; es un tipo ordinario que no le cae bien a nadie. Observe si es temible que ha puesto al Papa a usar tapaboca y a cerrar los templos. Si no hay diesmos o limosnas las iglesias van a quebrar todas.
Las bolsas de valores mundialmente han caido escandalosamente a la baja. Es tan execrable este malvado que los hogares parecen monasterios para frailes, la gente han tenido que encerrarse temiéndole a este bandido. Se dice que han inventado un arma letal para eliminarlo, pero en lo que esta llega este criminal habrá acabado con millones de personas inocentes.
No se sabe, pero algunas personas especulan sobre laboratorios cientificos en el que pudo haberse manipulado biotecnológicamente este satánico experimento; efectivamente se desconoce el lugar y los propósitos que pudieron dar lugar a la creación de este monstruo. Se teoriza sobre una necesidad de control de la población mundial, pero también eso sería traficar con informaciones no comprobadas o fake news.
¿Guerra bacteriológica entre las potencias mundiales con fines de controlar el comercio y los mercados universales? Posiblemente, pero aún eso caería en el campo de la conjetura. No se puede todavia señalar ni siquiera un solo culpables. Lo que podría sospecharse es que fuera algún juez corrupto quien excediendo la benignidad de su poder soltó a este desgraciado.
Otra preocupación de las poblaciones es ¿De dónde viene este monstruo? ¿De un muciélago manejado científicamente en alguna baticueva y de este animal de leyendas el virus se tansmitió a un cerdo y de aqui a los humanos? Señores, nada de eso es comprobable, son forma de crear estados de nervisismos o pánico en la población mundial.
Lo verdadero es que el criminal ha entrado a nuestro ambiente y está haciendo estragos en los humanos y en las finanzas públicas. Tiene al planeta tierra horrorizado y a los gobiernos casi de rodillas. Parece que se va a necesitar de una fuerza científica que trabaje unida para dar con el contraveneno que pueda eliminar la capacidad de destruccion de este criminal sádico. Mientras la familia científica trabaje cada cual por su lado, no se llegará a una solución contra su virulencia.
Es tan desgraciado este individuo que miren como tiene al pobre médico de los pobres de la República Dominicana, el doctor Cruz iminián, clamando y pidiendo que oremos por él. Lo tiene atrapado en su malditas garras y piensa deborarlo. Este criminal no tiene piedad, es implacable.
Y a todo esto hay países que intentan celebrar elecciones en medio de un clina de salud tan complicado.. Es que la ambición de poder no tiene término en el ser humano. No se dan cuenta que el mundo está bajo un estado crítico de amenaza de ser extinguido. Parece que el poder de dominación del hombre por el hombre tiene a ciertos individuos en un estado de locura.
¿Tiene nombre este asesino de la salud pública? Su nombre es CORONAVIRUS, sépanlo bien y su seudónico es Covid-19. Los organismos de seguridad nacionales de la salud han iniciado una cacería contra este criminal cerrando fronteras y lugares públicos, limitando las reuniones de personas, evitando la socialización para lograr acorralarlo y poder capturarlo.
Parecerían excesivas las medidas adoptadas por los gobiernos pero de la única forma que se le puede combatir es extremando las disposiciones de alerta y confinando a los ciudadanos en sus hogares, reduciendo las salidas a lo indispensable.
Este criminal anda suelto y bien armado, sus armas son letales, no cabe dudas. Es un traidor diestro, ya ha causado la muerte de miles de seres humanos y es insaciable. No se confien, es un homicida supremamente astuto y peligroso.
Si ven a este matador de humanos no lo enfrente usted solo; protejáse, busque ayuda de personas capacitadas para combatir esta bestia funesta.
A veces creemos que oyendo recomendaciones inexpertas podemos vencer el mal. Con este criminal no se debe practicar a médico, sin serlo. Hasta los propios doctores que estan acostumbrados y aptos para resistir su mortal agresividad estan cayendo como si fueran moscas. Escuchemos la voz de los gobernasntes sensatos del mundo en esta hora de preocupación y de muertes.