Por: NEA

Santiago.-La oficina de Patrimonio Monumental y la Alcaldía de Santiago iniciaron el proceso de rescate de la imagen visual del centro histórico de esta ciudad con el desmonte de letreros.

Fausto Ortiz, director de Patrimonio dijo que el operativo se realiza después de agotar un proceso de notificación y recomendaciones de las dimensiones adecuadas para la publicidad en el Centro Histórico por parte de la Dirección Regional de Patrimonio Monumental y el departamento de planeamiento Urbano de la Alcaldía de Santiago.

Indica que han logrado que los comerciantes reajusten la publicidad de sus establecimientos, contribuyendo al proceso de saneamiento de la imagen visual de la ciudad.

Ortiz refiere que dicho proceso se está realizando acorde con la resolución No. 2719-05, del Reglamento Municipal de Publicidad Exterior para la ciudad y el municipio de Santiago, de fecha 13 de septiembre de 2005, debido a que múltiples establecimientos violan el artículo 8, que prohíbe el uso excesivo de publicidad en áreas históricas, como lo es el Centro Histórico, delimitado por decreto No.172-91, del 29 de abril de 1991.

En tanto, que las empresas Publicidad Express, S.R.L e Inversiones E.D.G.B denunciaron que sin una orden de un juez el alcalde Abel Martínez mantiene una actitud de incautación de sus vehículos y destrucción de sus vallas publicitarias en la ciudad.

“Con hombres fuertemente armado, individuos que se hacen pasar por policía municipal están obstaculizando nuestro trabajo, destruyen nuestras vallas publicitarias e incautan los vehículos de nuestras empresas”, explican, mediante nota.

Indica que de manera unilateral, el alcalde ha ordenado retirar más de 60 vallas en diferentes puntos de Santiago, perjudicando a sus clientes y sus empresas, y ahora con hombres armados, sin orden judicial incauta los vehículos.

Recuerda que el día dos del mes de diciembre del pasado año, la actual administración atendiendo a los contratos y permisos existentes con sus compañías ordenó el pago de los impuestos dándole continuidad a la permanencia de las vallas iluminadas y su ubicación.

Precisan que lo que está haciendo el cabildo, es un fragante abuso de poder sin previa notificación.