Cinco jugadores listos para lograr un repunte este año en las mayores

0
30

(MLB.com)– Todo jugador tarde o temprano pasa por un mal año. Alguna vez Babe Ruth bateó .181 en una temporada. (Bueno, fue en su último año, pero, aun así.) Sandy Koufax tuvo tres temporadas diferentes con promedio de efectividad mayor a 4.00. Mickey Mantle … Buen, Mantle fue un grande año con año.

Pero ustedes entienden el punto. Sólo porque una campaña en particular se te salga de las manos debido a un bajón, edad, lesiones o una combinación de los tres no significa que no puedas recuperarte y levantar de nuevo tu carrera. Todo jugador está propenso a caer en un bache. De qué manera sales de eso es lo que importa.

Estas son buenas noticias para cinco ligamayoristas que tuvieron sus peores desempeños la temporada pasada. Utilizando la versión de WAR de Baseball Reference, hubo cinco bateadores quienes, de los 1,275 jugadores que visitaron el plato por lo menos una vez el año pasado (y por lo tanto se ganaron una clasificación ofensiva bWAR), estuvieron en el fondo. Si un bWAR de 0.0 es el nivel de reemplazo, estos peloteros estuvieron muy por debajo de ese promedio.

Pero no están acabados. Regresarán en 2019. Hoy, examinamos a los cinco jugadores con el WAR más bajo en el 2018 que todavía permanecen en el roster de sus respectivos equipos hasta este momento y tienen el deseo de recuperar sus niveles para aportar más esta campaña. Todos ellos podrían haber tenido un año de pesadilla la temporada pasada, pero tras tocar fondo el único lugar al que ahora pueden ir es hacia arriba.

Scott Kingery, INF, Filis, -1.4 de WAR

Los Filis sorprendieron a medio mundo cuando le dieron a Kingery un contrato de seis años antes de que el jovencito se presentara en un partido oficial de Grandes Ligas. Dicha maniobra podría haber sido inteligente a largo plazo, pero en el 2018 lució bastante mal. Kingery registró porcentaje de embasarse de .267 con solamente ocho cuadrangulares.

Tuvo bastante tiempo de juego, viendo acción en 147 compromisos, rebasando por mucho en ese sentido a todos en esta lista. Fue capaz de jugar muchas posiciones –todas menos la primera base y la receptoría- pero ninguna de ellas la jugó particularmente bien, de acuerdo con la mayoría de las estadísticas defensivas avanzadas. La buena noticia es que Kingery apenas tiene 24 años de edad, y el muchacho obviamente les mostró a los Filis en las menores la clase de talento que posee como para convencerlos a darle un contrato a largo plazo. Estará bajo control contractual hasta el 2023, tiempo suficiente para exhibir el nivel que realmente puede alcanzar.

Dexter Fowler, OF, Cardenales, -1.4 de WAR

El año pasado fue prácticamente un desastre de principio a fin para Fowler, quien perdió su lugar en el jardín central, además del puesto de primer bate y la titularidad en el lineup mientras lidiaba con frecuentes lesiones y problemas con su (ahora ex) piloto, Mike Matheny.

Esto se convirtió en una tormenta para un jugador que, durante la mayor parte de su carrera, ha sido bien popular donde ha jugado, eso sin mencionar lo increíblemente productivo que ha sido. (Fowler tuvo un OPS de .851 en su primera temporada en San Luis, pero.576 el año pasado). Fowler podría alternarse con Tyler O’Neill en el jardín derecho, y si continúa en baja, los Cardenales no tendrán otra opción más que dejarlo ir.

Hunter Dozier, 3B/1B, Reales, -1.3 de WAR

Dozier quedó justo por debajo del nivel de reemplazo para un bateador en el 2018 tras conectar 11 jonrones y batear .229, con una proporción de ponches/bases por bolas de 109/24. Pero lo que más perjudicó a Dozier fue su defensa, particularmente en la antesala (-1.1 de WAR defensivo general).

Dozier fue seleccionado en la primera ronda del Draft en el 2013. Por lo tanto, se trata de un jugador de talento — disparó 23 vuelacercas en Triple-A hace apenas dos campañas – pero tiene 27 años de edad y podría ser un jugador ya viejo para un club en plena reconstrucción. Es muy probable que Dozier sea el tercera base titular de los Reales para el Día Inaugural, y tendrá bastantes oportunidades para tratar de mostrar su nivel de una vez por todas.

Noel Cuevas, OF, Rockies, -1.5 de WAR

El boricua mostró bastante potencial de poder-velocidad en las menores y en el 2017, conectó 15 cuadrangulares y se estafó 16 bases (mientras promedió .312) en Triple-A Albuquerque. En 44 compromisos por Albuquerque en el 2018, Cuevas bateó .331, pero no pudo trasladar dicho desempeño a las Mayores: En 75 juegos, Cuevas tuvo promedio de .233 y recibió apenas seis bases por bolas, con una carencia de poder que se acentúa aun más por el hecho de jugar la mitad de sus partidos en el Coors Field (.315 de slugging).

Cuevas cubrió las tres posiciones de los jardines, pero solamente se destacó en el derecho. Pero Cuevas sigue manteniendo su velocidad y poder ocasional, y como un bate desde la banca, los Rockies no le auguran mucho tiempo de juego; Si acaso, 75 partidos probablemente fueron más de los que ellos hubiesen querido otorgarle el año pasado. Pero con Ian Desmond de regreso en los jardines, la situación se le complica al puertorriqueño. Cuevas podría ver más tiempo de juego en Triple-A del que podría preferir.

Chris Davis, 1B, Orioles, -2.8 de bWAR

Sí, ustedes ya sospechaban que terminaríamos la lista con este jugador. La temporada del 2018 de Davis fue una pesadilla: Luce casi imposible batear .168 y aun así obtener 522 visitas al plato. Aun peor, ya ni siquiera se esmera en recibir bases por bolas como en el pasado, habiendo negociado 41 boletos el año pasado.

A Davis le restan cuatro temporadas más en su contrato, con un salario de US$21.1 millones por año, pero tenemos que presumir que tiene la capacidad de encontrar un terreno medio entre su pobre desempeño del año pasado y aquella campaña en la que sacudió 53 bambinazos. Davis se ha caracterizado a lo largo de su carrera por ser un bateador de rachas, y conociéndolo, regresará y conectará 40 jonrones en el 2019.

Nota: Austin Jackson, quien jugó con los Gigantes y Mets en el 2018, habría calificado para esta lista, pero actualmente no se encuentra en un roster de Grandes Ligas.