Caba Ramos y la palabra «Penco»

0
15

Por: Rafael A. Escotto

«Las relaciones lingüísticas dentro de las naciones y entre ellas no deberían concebirse en términos de jerarquía sino como redes, con traducciones que permitan la transmisión de conocimiento e ideas entre lenguas… Pero no habrá conocimiento para traducir ni ideas para transmitir si los intelectuales de todas las lenguas no se comprometen a producir en esas lenguas.» Pgugi wa Thiong´o.
Las anotaciones u observaciones gramaticales de voces y de palabras a las cuales siempre se refiere el profesor Domingo Caba Ramos tienen ese sabor agradable de las fresas blancas.
En esta lucha politica intrapartidaria y extrapartidaria, loca y fastidiosa, luchando por el gobierno de la nación, siempre salen a relucir frases en desusos o poco conocidas en zonas urbanas, pero en las áeas rurales del pais se conocen y se interpretan diferente.
Sucede asi con la expresión «Penco» empleada por el honorable señor Presidente de la Republica Danilo Medina Sánchez, un hombre del campo familiarizado con esta voz y con su uso más preciso para calificar e identificar la potencia y la bondad de un candidato, como es el caso de Gonzalo Castillo.
Naturalmente, en paises como la República Dominicana en el que la ingeniosidad es una virtud para ignorantes, el sentido de la palabra «penco» se desnaturaliza y es usada según la conveniencia de quien la interprete y ademas cuál es el giro que le acomoda a la critica politica contraria. En ese momento aparece el profesor Caba Ramos para hacer la segregación que merece esta voz.
En su publicación más reciente «Acerca del vocablo penco» brilló, como siempre, su alto profesorado a lo cual habria de agregar su afán pedagógico por dotar al pais, con diligentes y ricas aclaraciones gramaticales.
La voz o el vocablo penco, después de sus explicaciones linguisticas aportadas por Domingo Caba Ramos, el presidente Medina quedó libre de murmuraciones o despropósito al cual la oposición politica pudo haber recurrido tratando de desmerecer la fortaleza de un penco de candidato.
El penco bayo en «La mañosa» y el personaje «Chucho», su propietario, enla novela de Juan Bosch fueron rescatados de la critica que aparece en las redes sociales en las que algunos ingeniosos se afanan en denigar con morbosas ilustraciones la potencia electoral de Gonzalez Castillo.
El profesor Caba Ramos ha logrado con su trabajo esclarecer los usos a los que está sometida la extraña palabra penco, la cual ha dejado de ser excepcional tratándose -claro está – de quien primero la empleó en un tema politico, el presidente Danilo Medina.
Con su uso, el candidato del PLD, Gonzalo Castillo, galopeará fuerte y  ufano sobre su penco y el fenecido escritor Juan Bosch y sus «Cuentos escritos antes del exilio» seguirán siendo leidos, para gloria de la literatura y la politica de un pais bromita, como dijera el artista de la plástica, instructor de arte  y presentador de television estadounidense Bob Ross, que le «saca el diablo a la brocha».