Nunca es tarde para que un inmigrante aplique por la ciudadanía

0
62
Tilda tiene 25 años viviendo en los Estados Unidos y lleva más de 10 años siendo Residente Legal Permanente, pero siempre tuvo el objetivo de naturalizarse, lo sabía desde que llegó de la isla de San Vicente y las Granadinas, localizada en El Caribe.

“Llegué sola… Tenía un patrocinador, para quien trabajaba”, expresó, aunque no quiso dar detalles de cómo arribó al país, pero reconoció que sus primeros años fueron muy complicados, incluso hasta conseguir trabajo o rentar un lugar donde vivir.

“Si vienes a este país sin una ‘green card’ es muy difícil tener de un trabajo, quizá puedes encontrar algunas cosas que hacer, pero al tener una ‘green card’ las posibilidades son mayores, tener acceso a la escuela”, expresó. “Una vez que la obtuve me gradué en Psicología”. Afirmó que aquella época era incluso complicado rentar un departamento.

Tilda está en sus tardíos cincuenta y reconoce que nunca es tarde para volverse ciudadana de los Estados Unidos, aunque esta ocasión no fue la primera vez que se acercó a Servicios Católicos de Migración (CMS, en inglés), organización que la ayuda en su proceso, ya que hace unos años buscó asesoría para patrocinar a su hija.