Mantiene Panamá discriminación laboral femenina

0
107

Panamá- La brecha de género ubica a Panamá en uno de los peores puestos del mundo en la escala de participación laboral femenina con 28 por ciento por debajo de los hombres, resaltó hoy un medio local.

Un análisis del diario La Prensa, a partir de las estadísticas de 149 países publicadas por el Foro Económico Mundial (FEM), concluyó que, pese a esfuerzos, el país retrocedió dos puestos en el Índice Global de Brecha de Género 2018, al ubicarse en el lugar 45 y ocupó el 104 en la evaluación del trabajo.

Este es el elemento de mayor peso que impide el avance -según la fuente- y se basa en la diferencia salarial y acceso de las mujeres a puestos de dirección en centros de trabajo, a pesar de ellas ser mayoría en trabajos profesionales y técnicos, aunque minoría en el mercado formal.

El reporte señaló que la remuneración, por ejemplo, presenta una brecha de 10 mil 140 dólares anuales, favorable a los hombres, lo que, unido a la falta de oportunidades de acceso a las plazas, conspiran contra intentos de la política oficial para enfrentar el fenómeno.

Aunque el estudio no vincula estos resultados a que la nación es la sexta más desigual del mundo, según los organismos internacionales, la diferencia de género se hace más profunda en los sectores de pobreza e indigencia, en cuanto a elementos como mercado laboral, educación, salud y participación en la vida política de las féminas.

Pero la lucha de reducción de la brecha se concentra en el sector empresarial privado, y es liderado por mujeres que ocupan un alto nivel en la escala social, principalmente ejecutivas de importantes entidades, quienes se muestran como ejemplo del éxito femenino.

Otro tanto realiza el gobierno actual, con un esfuerzo encabezado por la vicepresidenta del país, Isabel de Saint Malo, quien junto a otras funcionarias gubernamentales (provenientes de la clase alta y media-alta) impulsa políticas públicas teóricamente viables para algunos sectores sociales.

Un intento legal por lograr paridad en las propuestas de candidatos para las próximas elecciones general de mayo venidero, quedó en su mayoría en teoría y buenas intenciones, pues los partidos y aspirantes por la libre postulación, con excepciones, no tomaron en cuenta el texto, que por demás está lejos de ser obligatorio cumplimiento.