Mujer conductora: ¡Cuidado con las imprudencias!

0
25

Dr. Frank Espino

“La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones” Marie Curie

No cabe dudas que a medida que ha crecido el mundo en lo político, económico y social, la mujer está ocupando un sitial inigualable en todos los aspectos, asunto este que es reconocido por todos los que de una u otra forma somos partícipes de esta nueva sociedad.

De esa misma forma producto de la libertad que gozamos, nuestra cultura, los roles han ido cambiando y lo que no les es permitido en algunos países, es normal observar a muchas damas haciendo gala de trabajos, actividades que solo les eran permitidas a los hombres.

Producto de eso las mujeres  pueden y recorren grandes avenidas,  calles y carreteras de nuestro país manejando vehículos que sorprenden, tienen que desplazarse producto de sus estudios, trabajos u obligaciones familiares y personales.

Ahora  bien, si todo lo anterior es cierto, no podemos dejar pasar por alto algunos aspectos de imprudencia mientras se maneja de algunas conductoras, producto quizás de algunas preocupaciones, dejadez y desconocimiento de las leyes o simplemente de descuido.

Es normal ver cómo se usan los teléfonos celulares en una forma desmedida mientras conducen. Esto pone en peligro no solo a quien lo hace sino también a otros conductores ya que puede provocar una colisión.

La visión directa es menos desarrollada en la mujer que en el hombre no así la periférica que es muy destacada cerebralmente, condición esta psicológicamente demostrable lo que las hace más vulnerable de un accidente de frente, más que de lado. Por lo que debe tener mucho cuidado cuando se decide hacer un rebase.

Lo que nos sorprende y nos causa mucha preocupación,  es algo prohibitivo, censurado, castigado por la ley en cientos de países es:  Ir con niños en el auto, sin el adecuado cinturón de seguridad o dispositivo de asiento para los más pequeños o bebés.

A diario vemos en calles y carreteras el desplazamiento de cientos de mujeres conductoras con sus hijos en sus  automóviles sin una adecuada seguridad, lo que se convierte en un peligro inminente de un accidente de estos pequeños, sea por un frenazo, choque o simplemente un desplazamiento brusco, sobre todo los que van al lado de su madre sin ningún tipo de seguridad,  lo que sumado al hablar por el celular sin manos libres y corriendo a una velocidad poco prudente en un ambiente de poca cortesía  de conductores y peatones, es una sumatoria de factores para que se produzcan accidentes de futuro impredecibles.

En definitiva, las madres que llevan   sus niños, al colegio, al médico o centro de diversiones, sin adecuado respeto de las leyes de tránsito por no usar cinturones adecuados, hablar por celular, velocidad imprudente,   se convierten en cómplices  de cualquier accidente fatal que les pueda suceder a su familia.

Las leyes hay que respetarlas no importa estatus social, sexo, edad, color, preferencias religiosas ni políticas. ¡La es la Ley!

El autor es médico, escritor y profesor universitario.