El éxito político del PLD

0
12

Por: Rafael A. Escotto

¿Qué es un partido político?

Desde el punto de vista conceptual, el partido político es un organismo de interés público con el fin de promover la participación de los ciudadanos en la vida democrática y coadyuvar a la integración de la representación nacional.

Para que un partido político pueda considerarse tal tiene que existir un vínculo de intereses, de valores, de ideas, de fundamentos y de propósitos que lo identifiquen que le permita poner en ejercicio su ideal una vez consiga  tomar control del gobierno. Debido a esa comunidad de sentimientos y a otras  causas, se forma el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) el 15 de diciembre de 1973.

¿Qué elementos originan el PLD? 

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) venía siendo estudiado por su fundador el Prof. Juan Bosch y entre sus razones  para motivar su salida de esa organización pudo haber estado el componente de la pérdida de sentido de cohesión doctrinal y de visión de la realidad social dominicana de ese partido.

Además, de ese ingrediente Don Juan había percibido que ese partido estaba ineludiblemente abocado a que surgieran pretensiones que pudieran  llevar a esa organización política a la anarquía porque en ella se había ido perdiendo el mando vertical establecido en sus orígenes para darle vigencia a un tipo de dirección horizontal por la que ascendería el caciquismo que fraccionaria la organización en varios «caciques o cacicazgos«, mas por asuntos clientelares y de ambición de poder que por otros motivos.

Consideraciones objetivas y subjetivas

Parecería que Bosch observó tempranamente que al país había que dotarlo de otra clase de partido político que pudiera encauzar su vida social y económica por senderos de justicia social que evitara el lumpeproletariado, dándole a los ciudadanos sentido de clase social poniéndole a su disposición medios de producción y fuerza de trabajo para obviar que el país se convirtiera en un Estado de marginados urbanos con la migración del campo a la ciudad que ya se iba perfilando.

Balaguer y la Reforma Agraria

Es Joaquín Balaguer, con la promulgación de la Ley 5879  del 27 de abril de 1962 que crea el Instituto Agrario Dominicana (IAD), quien interpreta la sospecha que tenia Bosch e inicia una transformación de la tenencia de la tierra, con algunos sectores de la izquierda, para evitar un proceso de éxodo humano del campo a la ciudad y al mismo tiempo eludir con la implementación de la reforma agraria la peligrosidad social, económica y política de los cordones de miserias en  la zona metropolitana.

El ala radical aburguesada del antiguo PRD no apoyaba la reforma agraria de Balaguer porque entendía que esta medida social reforzaría aun más el dominio e influencia del antiguo Partido Reformista (PR) en el campo y la misma imposibilitaba el interés de ese sector burgués de trasladar la lucha política a las ciudades a través de fortalecer los sindicatos obreros, bajo su dominio, con personas marginadas de la zona rural.

PLD un partido de  cuadros

Don Juan organiza y crea un partido diferente: el PLD. Una organización liberal de cuadros de gente cualificadas, de orientación progresista, de pocos afiliados y con ideología clara que se diferenciara de aquel viejo PRD de masas sustentado en el proletariado como clase social y logra, bajo ese esquema, apoderarse del Estado y convierte al partido blanco en un partido desordenado e indisciplinado.

Llegada del PLD al poder:

El PLD logra el poder con el doctor Leonel Fernández Reyna, el 30 de junio de 1996 por el fracaso de los aburguesados y la ineficacia del proletariado del perredeismo que surgió después del golpe de estado a Bosch, según se alega para evitar el «camino malo« representado por el doctor José francisco Pena Gómez.

Leonel Fernández inicia un proceso correcto de institucionalización del Estado y seguidamente comienza un plan efectivo de remodelación física de la ciudad capital, de construcción de obras viales importantísimas, incorpora el sistema del Metro para descongestionar la ciudad y de edificaciones modernas que le dan a Santo Domingo un aspecto de verdadera metrópolis.

Además, es el presidente Leonel Fernández Reyna, quien por primera vez rompe con el aislacionismo y vincula a la República Dominicana con el mundo exterior y con los grandes mercados internacionales. Estas políticas abren las puertas del país al turismo. Nuevos inversionistas se interesan por aprovechar estos desarrollos e invierten capitales frescos a la economía dominicana. Podría decirse que el país despega hacia el desarrollo en los gobiernos de Fernández Reyna.

Triunfo del PRD

 

Luego, el 16 de agosto de 2000 asciende el Ingeniero agrónomo Hipólito Mejía Domínguez como presidente de la República e inicia un plan bien intencionado de recuperación del campo. Sin embargo, su gobierno es afectado por una  crisis financiera, con la quiebra de Baninter y se genera una fuga de capitales y el deterioro de  los indicadores económicos, produciéndose con ello una hiperinflación, devaluación del signo monetario y el crecimiento de la pobreza y la marginalidad social en el país.

Un sello distintivo desde el punto de vista político fue las mil veces gastado PPH, grupo que más que bien hizo un daño irreversible a una maquinaria política como el PRD. Diríamos que al amigo Rafael Hipólito se le aparecieron en esa ocasión aquellos espíritus oscuros de la danza de las brujas de la leyenda musical rusa que tomaron el Monte Pelado en la víspera del día de San Juan en la obra de Tchaikovsly.

PLD retoma el poder

El PLD retoma el poder con el Licenciado Danilo Medina Sánchez como presidente electo el 20 de mayo de 2012 derrotando al expresidcente Mejía Domínguez con el 61.27%. Danilo Medina, con una gran formación profesional en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo inicia un verdadero y vigoroso proceso de dinamización de la económica dominicana. Pone en ejecución una reforma tributaria que abarca impuesto a la transferencia de bienes y consumo (ITBIS) y ampliación de la base impositiva en materia alimentaria.

Encara con determinación la problemática agropecuaria dominicana con estilo propio la cual adquiere en su gobierno uno de sus mejores logros históricos conquistando el reconocimiento de todos los sectores políticos y económicos del país. Concomitantemente inicia una revolución educativa  que incluye mejores condiciones laborales, becas y pagos de estudios para captar estudiantes a la carrera docente. Implementa la tanda extendida y emprende una lucha feroz y sin descanso contra el analfabetismo.

Otro hecho que apuntala el desarrollo de la producción del campo ha sido la puesta en ejecución de la Ley 157-09 que crea la Dirección General de Riesgos Agropecuarios con una inyección de 150 millones de pesos para subsidiar en un 50% el valor de las primas adquiridas por los productores. Para evitar el desabastecimiento de productos de la canasta familiar pone en marcha un ambicioso plan de financiamiento a asociaciones y cooperativas de pequeños  productores agrícolas en todo el país y declara el 2018 el año de fomento de las exportaciones.

Con estas y otras importantes iniciativas los gobiernos del PLD han contribuido eficazmente a consolidar los niveles de desarrollo socioeconómicos del país. Podría decirse sin duda que a pesar de algunos contrasentidos sociales y económicos todavía por solucionar, la República Dominicana representa un modelo de progreso para los países de la región.

Habiendo tanto Leonel Fernández como Danilo Medina atacado los ejes fundamentales del desarrollo socioeconómico para darles una mejor calidad de vida a los dominicanos y con ello enfrentar el antiguo concepto de desarrollo socioeconómico, el presidente Medina encara el déficit energético poniendo en ejecución contra vientos y mareas el proyecto  de Termoeléctrica Punta Catalina el cual resolverá los problemas.de generación de electricidad en el país.

El próximo gobierno que salga del seno del PLD tendría que enfocarse en superar algunos problemas que tienen que ver con la seguridad ciudadana, la corrupción generalizada y mantener o reforzar los ejes de desarrollo socioeconómico implementados por Danilo Medina y Leonel Fernández, respectivamente. En vista a que el país ha logrado escalar niveles de desarrollos importantes con políticas dirigidas hacia su consecución real, habría que proteger estos éxitos para evitar el ascenso al poder en 2020 de esas voces soterradas misteriosas que podrían perturbar el estado de armonía y de trabajo que se ha podido conseguir con sacrificios, empeño y fervor.  No quiero insinuar que en la oposición no aparezcan inteligencias animosas que orienten e iluminen los caminos nacionales de progreso y bienestar, pero en lo que se lograría arreglar sus ambiciones y disensiones políticas por el poder, el país iría perdiendo su preciosa estabilidad socioeconómica. Si algunas cosas difusas faltaren agradecería sus aproximaciones.